Carillas dentales

La carilla dental es una pequeña lámina que se coloca en la parte visible del diente para enmascarar o tapar restauraciones previas, fracturas del esmalte, cambios en el color y la forma, para mejorar su imagen externa.

Permiten modificar visualmente el color, la forma y el brillo, además de ocultar diversas patologías bucales.

Se trata por tanto de un recubrimiento del diente que mejora la imagen global de la sonrisa.

Por ello, la principal función de las carillas dentales es estética, ya que permiten revestir los dientes dejando a la vista una dentadura perfecta.

Es importante tener en cuenta que, en el caso de presentar otros problemas de salud bucodental, como inflamación de las encías o infecciones dentales, éstos deben tratarse previamente a su colocación.

Las carillas dentales nos permiten:

  • Solucionar desgastes, fracturas e imperfecciones en la forma y el color.
  • Cubrir desviaciones o separaciones interdentales (diastemas).
  • Realizar cambios sutiles como alargamientos dentales, cambios de color de manera permanente (a diferencia de los blanqueamientos), incluso la posibilidad de realizar un diseño completo de la sonrisa y cambiar radicalmente la forma y el color de nuestros dientes.

¿EN QUÉ CASOS SE PUEDEN UTILIZAR LAS CARILLAS?

Los resultados de las carillas dentales son realmente espectaculares, pero se debe realizar siempre un estudio previo a fin de determinar en cada caso concreto la solución más adecuada y valorar si es viable su colocación.

¿QUÉ TIPOS DE CARILLAS EXISTEN?

Aunque existen diferentes modelos y variantes de carillas, podemos hablar principalmente de dos tipos bien diferenciados, que dependerán del material con el que se fabrican:

  • CARILLAS DE COMPOSITE

    Las carillas de composite se modelan directamente sobre el diente, colocando finas láminas de resina con las que se va cambiando la forma y el color de la cara externa del diente.

    Este tipo de carillas dentales son más baratas y rápidas de realizar.

    Como desventaja, el material es menos resistente que la cerámica, por lo que los ácidos de la saliva y las comidas provocan que se vaya perdiendo el brillo, de manera que es necesaria una visita de mantenimiento anual.

     

  • CARILLAS DE PORCELANA

    Las carillas de porcelana son confeccionadas a medida en un laboratorio dental y son posteriormente colocadas sobre el diente del paciente, por lo que requieren un mayor trabajo.

    Por este motivo, son más caras que las carillas de composite, pero sus resultados son mucho mejores en cuanto a calidad (mayor durabilidad y requieren un mantenimiento menor que las carillas de composite) y estética (su aspecto y brillo son más naturales).

CONSIDERACIONES FINALES

Una vez expuestas las principales diferencias entre ambos tipos de carillas dentales, el hecho de que una tenga una mayor o menor durabilidad respecto a la otra, no implica necesariamente que una sea mejor o peor que la otra, cada una tiene unas características determinadas.

Es por ello que, dependiendo de cada caso y de las necesidades concretas de cada paciente, puede resultar más apropiada una opción u otra (independientemente del nivel de calidad que se perciba en cada una), así que nuestra recomendación es dejarse asesorar por el odontólogo que le trate, ya que ese profesional será quien mejor podrá determinar la opción que mejor se adapte a sus características.

Dr. César Martínez Robleda

ODONTÓLOGO
Núm. Colegiado: 8.469

Clínica López Giménez

Pida su cita online

Cumplimente este sencillo formulario para solicitar cita con su especialista.
Indíquenos en qué fecha y hora desea que le atendamos y tan pronto como podamos contestaremos a su solicitud.

Pedir cita online
2022-06-16T20:40:00+00:00